CONSULTORÍA EN MARKETING, TRANSFORMACIÓN DIGITAL Y DE PROCESOS

Fans reales Vs. cazapremios

En la mayoría de las ocasiones el éxito en redes sociales está medido por el número de seguidores que tenemos o la cantidad de likes que hemos acumulado en un determinado espacio de tiempo, es más, en el caso específico de Facebook cuando tenemos un fan page lo primero que hacemos es compararlo con el de la competencia. ¿Quién tiene más fans?, es posiblemente una de las primeras preguntas que nos realizamos, sin embargo ¿es verdaderamente este índice una muestra de éxito?.

 

En mi opinión, y discutiéndolo con otras personas y profesionales inmersos en el desarrollo de social media, el éxito en redes sociales jamás se podrá medir por el número de likes o seguidores que tengamos, sino por la cantidad de conversación e interacción que generemos. Claramente Facebook lo señala en uno de sus índices, “cuántas personas están hablando de mi marca”, a medida que hablen de mi en Facebook de esa forma llegarán los usuarios, en otras palabras, “los likes vienen por añadidura”.

 

Lastimosamente, como lo mencione al principio, en la mayoría de los casos las marcas y las empresas ven el éxito de las campañas en redes sociales en el número de seguidores, tanto así que se ha convertido en una obsesión y adicción el tema de aumentar el número de likes, al punto de recurrir a prácticas no legítimas.

 

Por ejemplo, hay casos de grandes marcas que han comprado seguidores para suplir su constante deseo de números, otros tantos recurren a técnicas que desde mi punto de vista no son efectivas ya que no están generando seguidores reales para las marcas. A continuación algunas situaciones para ejemplificar:

 

Las marcas “Loteria”

 

Son aquellas marcas que dedican sus perfiles a generar miles de concursos, ese es el pilar de su estrategia, regalar premios creyendo que de esa forma lograrán obtener un posicionamiento correcto. Sin embargo este es un gran error, desde hace algunos años una tendencia a nivel mundial se ha venido dando, la de los caza premios, personas y usuarios de la red dedicados a ganar cuanta recompensa aparezca en Facebook o Twitter, desde boletas para un concierto, hasta un lujoso automóvil.

 

Lamentablemente estos usuarios solo estarán en el momento de los sorteos pero cuando la marca necesite darle valor a sus espacios digitales y generar una interacción con la esencia de la marca seguramente no va a obtener respuesta.

Con lo anterior no quiero decir que todos los concursos sean malos, simplemente que hay que encasillar dichos concursos en una estrategia de social media que le de valor a la marca, no regalar premios por regalar, sino generar experiencias de marca, que comiencen desde la percepción digital hasta la sensación real.

 

Las marcas “mercenarias”

 

Dichas marcas son aquellas que además de gestar una estrategia de social media, se dedican a generar tácticas invasivas y atacantes a la competencia, es muy frecuente ver estos casos en campañas políticas o dentro del escenario de las figuras públicas. Por ejemplo la divulgación de propaganda y/o publicidad negra, atacando a la competencia con mensajes ofensivos; también otra acción clara es a través del ataque de trolls y hackers, quienes se dedican a hacer “la vida imposible” en las redes sociales, por cada publicación dichos usuarios generan comentarios masivos, tanto negativos como ofensivos, o simplemente comentarios basura.

 

Cabe preguntarse qué es más importante ¿Darle valor y profundidad a mi marca? o ¿atacar a la competencia?. Para tener en cuenta: es claro que con atacar a la competencia no voy a ganar más adeptos o seguidores a mi marca.

 

Las marcas “corruptas”

 

Son las marcas que caen en la peor práctica, además de ilegítima y poco ética dentro del desarrollo de social media. Son aquellas que por sus deseos constantes de tener seguidores compran a los mismos sin importar si son reales o solo son unos perfiles falsos. Las marcas pueden dedicar millones comprando ceros a la derecha para su número de seguidores; a dichas marcas las compararía como una persona que le vende el alma al diablo, por un beneficio son capaces de entregarlo todo cuando en realidad no obtienen nada.

 

En conclusión, qué es lo mejor: ¿Una marca que genere contenidos atractivos, con valor para los usuarios, sensitivos y profundos? o ¿aquella que simplemente con unos dólares aumente un supuesto número de seguidores y al final no obtenga ningún tipo de beneficio? La idea no se trata de tener seguidores, sino de que ellos realmente estén interesados en mi marca, compartan con ella y con sus amigos las experiencias y contenidos que se les ofrece.

Compartir este blog:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Noticias Relacionadas

Ventajas Google Analytics 4
Analítica web

¿Qué es Google Analytics 4 y qué ventajas tiene?

Google Analytics 4 se propone como la plataforma que integra ambas funcionalidades. Como novedades, a partir de que implementemos Google Analytics 4, deberemos acostumbrarnos a trabajar basados en eventos de manera general sin ninguna distinción o categoría específica.

Desarrollo web

¿Cómo posicionar mi página web?

Tener un sitio web per se no hace magia y tendrás que contemplar otras acciones para posicionarla y hacerla más visible frente a tu competencia. Aquí te contamos cuales:

Crear un ecommerce exitoso
Comercio electrónico

¿Cómo crear un ecommerce exitoso?

Tener un e-commerce implica trabajar día a día para tener el mejor espacio de comercialización, por eso te compartimos algunos consejos imprescindibles para vender por internet de forma exitosa. 

Bogotá - Colombia.

Ciudad de Panamá

El Cangrejo, Calle G, P.H. Emily, 6B
Corregimiento de Bella Vista.

© 2022 Perspectiva Social
CONSTRUIMOS GRANDES HSTORIAS